¡¡HOLAAAAAAAAAAAAAAAAA!! ¡¡AL FIN ES LUNEEEEEEEEEEESSSS!! Ese odiado día en el que todo vuelve a empezar. Ese odiado día que todos tememos desde que es viernes. El coco de los adultos. El hombre del saco de los niños grandes. Pobrecito, ¿de verdad no te da pena demonizarlo? ¿Ni un poquito? ¿Ni siquiera en honor de los lunes caídos? Ayyyyyy…

Bueno, pues ya que no te apiadas de los lunes, celebra este aunque sea por ti. O por los preciosos gatitos de arriba.

¡¡¡¿¿¿NI POR ESAS???!!!

Madre mía, esta es la conversación más dura que he tenido con un lector imaginario. ¡¡Viva la autocabezonería!!

A ver, alma del otro lado de la pantalla; te voy a hacer una preguntita. ¿Qué consigues pensando, sintiendo y/o diciendo “qué mi****, hoy es lunes”? ¿Qué logras cambiar? ¿A quién logras fastidiar? La respuesta a estas preguntas es aguarte el día, nada y a ti.

Agárrate que esto duele

En el momento en el que te tomas a mal un día sin dejar que haya empezado, ya estás condenando ese día a ser malo. Y, lo que es peor, estás dejando escapar todas las oportunidades que ese día, osease hoy lunes, te puede dar. Es decir, por el hecho de pensar que es algo horrible lo estás convirtiendo en algo horrible.

Sé que cuesta aceptarlo (yo antes estaba en el lado oscuro y me quejaba desde el alba hasta el anochecer), pero está en tus manos (bueno, en tu mente) destronar a una creencia tan destructiva y empezar a vivir cada lunes y cada nueva semana con ilusión.

Todo esto que te digo no lo dice Paulo Coelho, ni El Secreto ni Mr. Wonderful sino la psicología. Es lo que se conoce como la profecía autocumplida.

¡¡CORTA EL ROLLO Y SONRÍE!! Ahora por estos gatihumanos.

Ahora voy a humanizar al lunes. Un pelín sólo.

¿Qué sucede cuando alguien te sonríe por la calle?

Quizás te entra vergüenza, piensas que quiere tema contigo o cualquier otra cosa. Pero por lo general, esa sonrisa te gusta y es casi seguro que, si no te reprimes, la devuelvas. Lo mismo pasa cuando sonríes a alguien, sobre todo si lo haces de corazón.

Por el contrario, si echas una mala mirada a alguien o actúas de manera predispuesta con frialdad y bordería, la respuesta que vas a recibir no va a ser precisamente un abrazo cariñoso.

¿Esperas que Mr. Lunes sea majo contigo si le vas con esa mala cara?

El lunes es tu oportunidad…

Como ya te puse en el último Al fin es lunes, hoy empieza una nueva semana. Ojo, que no es una de las verdades de Perogrullo. Tiene mucho más significado del que parece.

Y es que una nueva semana es una nueva oportunidad en forma de lote de 7 días para pegarle un cambio a tu vida. Para acercarte a la felicidad que, como persona humana, seguro que deseas.

Aquí y ahora puedes elegir dos caminos:

  1. Seguir pudriéndote en tus emociones destructivas.
  2. Buscar la manera de empezar a sentir ese gustirrinín del placer y de la felicidad. De sonreír al lunes para que el lunes te sonría.

¿Qué me dices?

¡Gracias por leer!

¡Qué nadie se lo pierda!

Comparte esto con tus amigos y regala felicidad :)